Av.Central 555, El Bosque Santiago +56 22 346 2000
   
   

Tranferencias Bancarias  

   

Contraseña Schoolnet  

A través del siguiente formulario puede solicitar una contraseña para acceder a Schoolnet. No omita ningún campo y responda la pregunta.
   
   
   

  
Estimados padres y familia, Sra. Vilma viuda de D. Juan Gallo, Directivos de la Corporación y Educadores todos
Y por sobre todo, nuestra querida Generación 2018,

Me van a permitir que en esta ocasión sea un copión.
Pido permiso a ustedes para inspirarme y hablarles de una creación suya.
A principio de año, siempre miro con atención las frases que los Cuartos medios colocan en sus polerones.
Como nunca, este año me llamaron la atención y sobre ellas quiero hacer algunas reflexiones.


Estos lemas, estas frases creadas por ustedes, me han parecido demasiado buenas, demasiado ricas, demasiado inspiradoras como para abandonarlas y que no las usemos en una ocasión tan grande como esta.
Los medievales colocaban en sus escudos un lema que resumía su realidad y su sueño; su ser y su ideal de ser.
Este lema, inscrito en sus escudos de armas eran a la vez el intento de logro para la actualidad y el reclamo de aquello que debía marcar a las futuras generaciones que llevasen dicho escudo.
Así, ustedes, hoy tienen un lema en el que han depositado lo que actualmente son, pero que deberán llevar a realidad durante los 80 próximos años que les queda de vida.


“PEDES IN TERRA, AD SIDERA VISUS”

Me imagino que el 4º A estuvo largo tiempo pensando cuál sería su máxima. A quienes nos hemos educado en este colegio, nos gusta ser concretos, ejecutivos, solucionar lo más rápidamente posible los problemas.
Los pies en la tierra.
Pero por otra parte, no nos cabe la menor duda que somos quijotes, irremediablemente soñadores.
Sean soñadores, pero intenten llevar de manera seria sus sueños a la realidad.
No sirven si no ponen manos a la obra.
Son ilusos si viven de ilusiones que no tienen ningún asidero en sus capacidades y en sus obras.
Generación agustiniana 2018 : les felicito porque quieren ser emprendedores. Para ello deben prepararse y ser los mejores.
Usain Bolt marcaba sus victorias haciendo con su cuerpo una flecha proyectada a la eternidad.
Pero sus victorias eran el resultado del impulso fortísimo de sus pies sobre la pista de recortán.
No hay sueños sin pisadas fuertes, firmes y veloces.
No hay tranco grande sin un gran esfuerzo y permanente entrenamiento.
Así deben ser ustedes, generación 2018. Proyéctense, pero sean realistas, trabajadores y competitivos. La realidad se fabrica y hace la historia.
Las puras palabras se las lleva el viento y no entusiasman sino a los ingenuos.
4º medio B quiso ser más irónico.
Su lema hace sonreir, pero también ilusiona.

“ESTUDIAR DA SUEÑO, PERO TAMBIÉN LOS CUMPLE”

Estudiar da sueño.
Yo diría más : Estudiar da sueños.
Mientras han estado en el colegio Agustiniano : ¿Alguien les ha considerado alguna vez si están cansados? ¿Alguien les ha pedido su opinión acerca de si las clases eran lateras o entretenidas?
¿Por casualidad han visto durante el año a algún profesor que se compadezca de sus dolores, del tiempo que se quedaron en la noche o de los dolores de cabeza o de sus depresiones, o de las tazas de café que debieron consumir para no quedarse dormidos?
Sin embargo sí que habrán experimentado la exigencia de la búsqueda a tientas, de la palabra tal vez dura del educador pidiéndoles que opten cuando no tienen ninguna claridad de lo que viene.
Frente al dolor de lo incomprensible, y las ganas de abandonar el camino iniciado, ustedes quieren con este lema hacer realidad un principio intransable para un agustiniano : Debemos aprender a soñar. Debemos estudiar para soñar, debemos aprender a perseguir y cumplir nuestros sueños.
No lo olviden nunca cuando estén en la universidad o cuando sean profesionales.
Un soñador empedernido como San Agustín, fue a la vez un estudioso inclaudicable.
Al soñar y trabajar y escribir con rigurosidad sus sueños, dispuso las bases para que durante siglos decenas de generaciones se esforzasen para llevarlos a cabo.
No les quepa la menor duda : la civilización occidental cristiana que vivimos hoy es fruto de los sueños, de los trabajos, de las ilusiones y de las ansias de un futuro mejor que un hombre del siglo V ideó y estudió allá en Tagaste.
Al igual que Ustedes, seguramente San Agustín tuvo somnolencias, pero al vencerlas mediante el trabajo, hizo posible aquello que soñaba.
Por eso, no lo duden, si trabajan sus sueños serán cumplidos.
El 4º Medio D al parecer se ha visto ahogado muchas veces.

"QUERIAN ENTERRARNOS, PERO NO SABÍAN QUE ERAMOS SEMILLA”

Frente a cada dificultad en la vida, hay 2 actitudes : dejarse morir o rebelarse contra la adversidad y superarla.
Les felicito, generación 2018 porque pertenecen al universo de los resilientes. Saben aguantar. Si han sabido enfrentar las presiones de un colegio como este, de profesores como los que han tenido y que continuamente piden y sólo soportan cuando se les da el máximo; si han sabido aguantarles, les aseguro que aguantarán casi todo en la vida.
Las dificultades no son lápidas, son tierra en la cuales echamos raíces y fructificamos. Lo que hoy día tenemos es el fruto de muchas dificultades superadas, porque no nos cabe la menor duda, ustedes son semilla de bondad, semillas de creatividad, semillas de esfuerzo y semillas de éxito y transformación de su mundo.
En los lugares más fríos de la tierra, muchas de los cereales se siembran justo antes de iniciarse el invierno. Durante el tiempo de las nieves y con meses de hielo, sus raíces crecen, se fortalecen. Al llegar la primavera estos cereales crecen con fuerza y dan grandes frutos.
Las más sabrosas frutas, las mejores uvas para los mejores vinos requieren de largos y duros inviernos.
Así son ustedes. Son hijos del rigor, pero serán potentes en sus frutos.
El curso 4º medio C hizo incapié en su guerra. Quieren ser guerreros y hacen un llamado .

“NO BAJES LA MIRADA. SIGUE LA LUCHA”.

Si hay algo que nos distingue a los humanos, del resto de los animales es la capacidad para mirar las estrellas. Mirar a lo alto, perseguir lo inalcanzable, ser capaz de crear mundos propios y perseguirlos.
Querida Generación 2018.
Les hemos visto con la mirada puesta en su futuro, con miedo pero con alegría.
“Sigue la lucha” debe ser el lema que les contenga en los momentos de debilidad y que les mantenga en el esfuerzo.
No olviden nunca estos 4 lemas que quieren hacer propios.
Son grandes y capaces de guiar toda su vida y de renovar en ustedes el empuje, las ganas de ser y de hacer, cuando todo flaquee.
Ustedes son buenos.
Si aún no lo saben, a nombre de todo el profesorado, de sus padres y de todos los amigos aquí presentes, se lo digo y se lo repito.
Porque tienen grandes cualidades y porque trabajan contra viento y marea, tal como yales he dicho en otra ocasión, les irá muy bien.
Aquí dejan una buena parte de su vida.
Ojalá lo mejor todavía esté por venir.
Pero se llevan los mejores esfuerzos de sus educadores : Padres, directivos, profesores, auxiliares y administrativos.
Y por sobre todo, no lo duden, se llevan nuestro cariño, porque ustedes, generación 2018, se lo han ganado y lo merecen.
Hasta la vuelta, generación agustiniana 2018 y que Dios les acompañe….

   
© Colegio Agustiniano - El Bosque